La guía del Golpe de Estado.

En los documentos históricos sobre la revolución rusa, todos sabemos que en octubre de 1917, Vladimir llich Uliánov alias Lenin, derriba una república democracia donde el líder era el socialista Alesándr Kérenski. Y además, sabemos que fue un golpe de fuerza que fue dirigido por Trotski porque Lenin se ocultó. Y todos sabemos que Hugo Rafael Chávez Frías el 4 de febrero del 1992 da un golpe militar con las armas de la nación contra el presidente legítimo y elegido democráticamente Carlos Andrés Pérez matando a centenares de venezolanos, atacando la residencia donde estaba la esposa de Carlos Andrés Pérez y sus hijos; donde muy valientemente el comandante Hugo Rafael Chávez Frías se refugió en el museo militar; hoy llamado el cuartel de la montaña. Ahora bien, ¿Con qué motivos Hugo Chávez da un golpe de estado con las armas de la república? Seguramente porque en Venezuela en el 1992 había un zarismo de la cuarta república donde los sectores más humildes de Venezuela tenían que resolver la cena comiendo un plato de leche con perrarrina. O ¿Será Que Hugo Chávez Frías quería seguir los mismos pasos de Lenin y copiar el ejemplo que los bolcheviques dieron?  Pensando que la democracia, esa democracia con errores y tropiezos, pero en fin «Democracia», era nada más que una dictadura burguesa disfrazada, como lo pensaba Lenin.

Las bases de cualquier revolución socialista.

Las dos y únicas bases de cualquier régimen socialista se basan en la moneda y en la propiedad privada. La primera estrategia económica de Lenin para terminar con el dinero cuando tomó el poder, fue mediante la impresión masiva de billetes. Lenin decidí imprimir billones de rublos que, a las pocas semanas, perdían su valor. ¿Vemos algo parecido en Venezuela? Las coincidencias son inquietantes. Venezuela logró el récord del país con la mayor inflación del mundo; donde en las redes sociales se veían correr vídeos de billetes de la mayor denominación en la basura sin ningún valor. Para los comunistas y los socialistas revolucionarios: la inflación es el método de arruinar más democrático que se conoce. ¿De quién era la culpa en el caso de Venezuela? Siempre la culpa de los errores del régimen de Hugo Chávez fue y serán: el enemigo, los escuálidos, los “cachorros” del imperio, los terroristas de la derecha, los radicales, los aliados del demonio, y pare usted de contar. De todas maneras, si no hay un culpable, se inventa, se crea con tal que el proceso revolucionario siga en marcha, sin reconocer jamás la realidad. Como decía Lenin: “La mentira es un arma revolucionaria”.

Lo más atractivo para cualquier régimen comunista y socialista que quiera imitar a su máximo líder y referente ruso, son las «expropiaciones». Lenin hizo miles de expropiaciones ya que creía que mediante las expropiaciones, es decir, mediante el robo, inyectaba el terror proclamándose dueño y señor de toda Rusia. No es necesario que recuerde el guión copiado de Hugo Chávez en Venezuela donde “el comandante supremo” se daba el lujo al frente de las cámaras de televisión de expropiar una casa porque, supuestamente, en esa casa había vivido Simón Bolívar.

La personalidad del Revolucionario.

Lenin odiaba la música y el arte, era un hombre encerrado en su ideología, en su obsesión de dominar a Europa, hablaba única y solamente de política. Las mujeres se sentían bien a su lado ya que no demostraba ningún apetito sexual. Y su máxima era que, el que no estaba en el partido, pasaba hacer inmediatamente el enemigo. Existen diferentes documentos que coinciden que Lenin era cobarde, que sufría de los nervios; era un cobarde que nunca fue al frente. ¿Será que Hugo Chávez Frías copió la personalidad de sus máximos héroes? Podemos afirmar que sí. Mikhail Bakunin el teórico político y filósofo revolucionario anarquista ruso explicaba en sus textos que la revolución significa guerra. Cito: “Las revoluciones no son juegos de niños, ni debates académicos donde solo las vanidades quedan heridas en furiosos encuentros, ni justas literarias en las que se derrama profundamente la tinta. La revolución significa guerra, e incluye la destrucción de hombres y cosas” Estas palabras de Bakunin, Hugo Chávez las tomó a pie juntillas.

Hasta el desenlace tiene que ser revolucionario. 

En 1921, Lenin empezó a sufrir de ataques cerebrales. Pero, y como es costumbre, ocultaron la enfermedad de Lenin hasta que no pudieron más. Desde los primeros ataques cerebrales Lenin le pidió a Stalin que si le pasaba algo grave que le diera «cianuro». Ya para el 1923 Lenin no podía hablar y el que lo cuidaba todos los días, todo el día era su heredero político Stalin. Luego que Lenin muere le hicieron la autopsia donde estudiaron los vasos sanguíneos del cerebro de Lenin y todos los detalles para darle la sepultura al gran líder comunista. En este caso Hugo Chávez fue diferente a su mentor. Oculto su enfermedad. Sí, había elegido a Nicolás Maduro como su heredero político; sí, lo único donde no siguió los pasos de Lenin fue que, hasta el día de hoy, es decir, luego de nueve años de su muerte no está claro donde murió, que fecha murió, de que murió y si realmente es el que está en el cuartel de la montaña. Ahora bien, dicho todo esto de lo que hace el comunismo y el socialismo y saber que el heredero político de Hugo Chávez; Nicolás Maduro Moros; un hombre de dudosa nacionalidad, formado, educado y preparado en Cuba ¿Podemos seguir pensando que lo que ha pasado en Venezuela fueron planes al voleo? O es como la frase muy popular en Venezuela: “Como va viniendo, vamos viendo”. El día de hoy con todos los años de la revolución de Hugo Chávez seguida por Nicolás Maduro, podemos decir que todo fue un simple guión que Fidel Castro había aprendido de los soviéticos, es decir de Lenin y Stalin. Es muy difícil darnos cuenta que estamos siendo vilmente manipulados sino no tenemos hábitos intelectuales. ¿Qué quiero decir con esto? Las únicas luces que nos puede guiar es la lectura, es la única que nos puede guiar en las trampas del presente, identificar un populista con aspiración a dictador. Con la lectura podemos comprender que la vida es una operación que se hace hacia delante con el conocimiento del pasado.

 

Deja un comentario

Argenis Gadea

Nací en Venezuela el 28 de diciembre de 1989. Siempre he sido muy consciente de mis deficiencias en mi educacion, por eso me he dedicado a llenar esos vacíos intelectuales leyendo y estudiando. Puede ser que mis capacidades literarias no estén a la altura, pero así como el que tiene miedo grita, empecé a manejar mis emociones para descargalas en un papel en blanco y luego publicarlas. Comencé mi vida literaria con la novela "Tierra de señores". Luego de tantos meses de trabajo, he dado vida a mi segunda novela: "Desde el fondo de mí", publicada con la editorial: Sultana del Lago. Leo y escribo; eso es todo.

Puede que también te guste...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
© Copyright 2021 Argenis Gadea. Todos los derechos reservados. | Términos y usos | Política de Cookies | Contacto