Leyendo en una plaza 

Me siento a leer

en el banco de una plaza.

Pasan y me saludan

unos cuantos conocidos:

amigos de la infancia,

compañeros del fútbol,

gente varia que antepone

un hola o un qué tal a mi nombre;

pero sé que me sienten extraño

porque estoy leyendo en la plaza

y no estoy embebido

en las urgencias del rebusque,

en las maravillas absorbentes de la telefonía móvil

y sus inagotables novedades.

Estoy leyendo:

nada que me hunda

en las vesanias políticas

o en las infames astucias del día

o en los afanes de quienes

hacen de la vida una excusa

para sus quejas o sus arrogancias.

2

Estoy leyendo en una plaza,

me demoro en un verso,

me quedo pensativo,

miro los árboles, los transeúntes,

los niños que patinan, montan bicicleta, juegan pelota,

corren de un lado a otro, y vuelvo al libro,

al verso que me tocó,

que me pidió repetirlo.

Algo me dijo el poeta

desde el primer verso,

me pasea por su infancia,

por su nostalgia, por sus palabras

ahora mías, ahora que él

ya no pisa la tierra y con él repito:

Venimos de la noche y hacia la noche vamos.

 

El poeta 

Cuando otros se demoraban en las flores,

los frutos y las temporadas,

él se fijó

en la raíz y en la nuez,

y

a todos los contempló con igual reverencia.

 

La alegría sometida 

La noche comienza más temprano en las ciudades vencidas:

los ladrones y las ratas

prescinden de la cautela

y de los pasos furtivos.

La alegría

es un enemigo replegado,

la llave

que un borracho solitario

busca en una alcantarilla.

La risa

se adereza en procacidades,

sirve de capote al desconsuelo.

No serán bondades

ajustadas en parágrafos

las que brinden a los rostros agostados el semblante de la celebración

y el cariz exultante del espléndido ahora.

 

Deja un comentario

Mario Amengual

Escritor venezolano (Maracay, Aragua, 1958). Es licenciado en Letras por la Universidad Central de Venezuela (UCV) y actualmente es profesor de los talleres de Literatura I y II en el núcleo de la UCV de Maracay, facultades de Agronomía y Ciencias Veterinarias. Ha sido articulista de opinión en los diarios Últimas Noticias, 2001 y El Siglo. Numerosos artículos, ensayos y poemas suyos han aparecido en las publicaciones digitales El Meollo y Ala de Cuervo, entre otras, así como en la Revista Nacional de Cultura e Imagen, y en los suplementos literarios de diferentes diarios nacionales y regionales. Ha publicado La arboleda deslumbrante (poemas; Alcaldía de Los Salias, San Antonio de los Altos, 1991), El tiempo de las apariencias (poemas; Departamento de Cultura de la UCV, Maracay, 2000), El pozo de la historia/Los extranjeros (novela y poema en prosa; edición limitada del autor, Caracas, 2001), El pozo de la historia (novela; bid & co editor, Caracas, 2007), El cantante asesinado (novela; bid & co, Caracas, 2009), La fiesta de La Democracia (novela; bid & co, Caracas, 2011), El abismo de los cocuyos (novela; bid & co, Caracas, 2013) y A la sombra de los destellos (poemas; Movimiento Poético de Maracaibo, Colección Puerto de Escala, Maracaibo, Zulia, 2015) El juicio de los días (poema en prosa), El Taller Blanco Editores, Bogotá, marzo de 2021; El sol de los días muertos, relato, Sultana del Lago, mayo de 2021.

Puede que también te guste...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
© Copyright 2021 Argenis Gadea. Todos los derechos reservados. | Términos y usos | Política de Cookies | Contacto