— ¿Cuál fue el detonante para escribir su nuevo libro Gran marcha hacia al abismo?

Desde muy joven he ido y venido a la ficción. Aunque la mayor parte del tiempo mi actividad intelectual se ha orientado a escribir artículos semanales en diarios venezolanos y ensayos sobre temas políticos e institucionales, siempre he cultivado un espacio para la ficción histórica y política. Uno de los momentos más importantes en este terreno fue cuando escribía artículos semanales en El Nacional con el seudónimo de Juan Mercader. Este era un supuesto “asesor” del presidente Luis Herrera Campíns que, en clave de humor, le aconsejaba lo que debía o no hacer. Más recientemente, en la época de Chávez, recurrí a una especie de síntesis de personajes reales en la figura de una deliciosa oficial de la Armada venezolana, Dolores, que contaba los cuentos de palacio y de los cuarteles. El entrenamiento por décadas en la escritura, desde los 17 años hasta esta edad de 75, me dio una soltura que me permitió el atrevimiento de esta novela. Decidí escribirla cuando quise contar cómo es la dinámica de los seres reales que pugnan por la revolución socialista en América Latina.

—Baldomero Perdigón, personaje principal de su novela, revolucionario, asaltante de bancos; experto en manejar mafias de donaciones económicas de banqueros, robo, extorsiona y le da rienda suelta su imaginación para manipular a los ingenuos que acuden a las asambleas a debatir sobre la esperanza humana y el destino de los más pobres ¿Podemos decir que Venezuela esta minada de varios tipos o variantes de Baldomero Perdigón?

Este personaje es la representación de los que creen en algún momento de su vida, en su juventud, en que la revolución es la redención de la humanidad. Esta idea romántica, como casi todas las ideas románticas, lo lleva al delito y al crimen, justificados en nombre de los propósitos últimos que se plantea. Cuando se deslizan por este carril, los operadores de la revolución, esos que no son los grandes jefes ni aparecen en las primeras páginas –salvo en las páginas rojas- pierden todo escrúpulo porque la justicia social, que ellos definen, lo reclama. Evolucionan desde su romanticismo hasta el crimen como parte de su dinámica natural. Yo fui parte de la izquierda venezolana, aunque no pertenecí a eso que se llamó pomposamente “la lucha armada”, conocí a mucha gente y tuve amigos a los que su heroísmo político los llevó al crimen. Más peligrosos cuando el crimen se recubre de razón de Estado en la forma de asesinatos, torturas, desapariciones, exilios, cárceles, juicios amañados y persecución.

—En algunos países cuando el político se corrompe y comete un error y lo encuentra irremediable no lo puede soportar y de inmediato dimite sus funciones y da la cara pidiendo disculpa. Y los más radicales se pegan un tiro. En Venezuela no ocurre así ¿Por qué?

La corrupción tiene diferentes niveles, aunque en todos los casos sea censurable. Existe la de los individuos en estado de ayuno ético para los cuales el dinero se convierte en el valor principal y en su altar sacrifican dignidad, familia, amigos y profesión. En este caso lo que falla es el sistema jurídico de los países y es obviamente el caso de Venezuela, en el cual reina la impunidad precisamente por lo que apuntaba más arriba: si la corrupción de alguien es en “beneficio” de la causa, se acepta. Casos típicos como los de las campañas electorales que sirven para el saqueo por parte de algunos. Sin embargo, hay otros niveles de la corrupción en los cuales se convierte en la forma de funcionamiento del sistema, es el aceite que lubrica la articulación de intereses dentro de un Estado destruido, bastante inútil. En estos casos los ciudadanos que no son corruptos tienen que participar en la máquina de la corrupción porque de lo contrario no obtienen a tiempo el pasaporte, la licencia de conducir o la cédula de identidad; no les son accesibles permisos y documentos para el funcionamiento de su empresa; cuando hay control de cambios no les venden los dólares si no pagan un porcentaje, aunque tenga los recursos para comprarlos. En la Venezuela democrática la corrupción se combatía –a veces sin éxito- y se denunciaba, era una dolencia de la cual los dirigentes más importantes se cuidaban y tomaban medidas para combatirlo. En el país de hoy la corrupción es el método más importante para garantizar apoyos y solidaridades, nacionales e internacionales.

—Usted afirma en la introducción de su libro Revolución y Desilusión: la Venezuela de Hugo Chávez; que la revolución murió mucho antes de que Hugo Chávez dejara la Presidencia de la República. ¿Quisiera preguntarle de cómo es posible que un pueblo eligiera a un hombre que dio su primer discurso el 4 de febrero del 1992 dando un golpe de estado dejando a centenares de venezolanos muertos?

Ha sido una tragedia para el país, pero he sostenido que Chávez fue posible por varios factores:

  1. La decadencia de los partidos políticos fundamentales de la época democrática que abandonaron su papel ductor y actuaron como si la democracia conquistada en 1958 estaba garantizada de una vez y para siempre. Esta decadencia se expresó en que los dirigentes de la hora extrema del sistema político en su mayoría carecían de las dotes intelectuales de los grandes políticos.
  2. Debido a esa debilidad, los partidos no entendieron que debían avanzar con entusiasmo en los procesos de reforma del Estado. Fueron reacios al cambio y cuando los aceptaron lo hicieron a regañadientes. Nunca entendieron que para conservar el poder debían distribuir el poder.
  3. Chávez no es una creación de los pobres sino de los ricos, así como del sector más acomodado de la clase media. Es una fantasía propagandística tomar el discurso de Chávez ya en control del Estado como si fuera el que lo llevó a ganar las elecciones de 1998. Fue una apuesta de las élites y después Chávez se masticó a sus integrantes.
  4. Tal vez exista el componente de la fantasía del caudillo a caballo del siglo XIX, el redentor de las sabanas, que revive de tiempo en tiempo como el salvador.

—En el Capítulo de Pérez a Chávez usted escribe que el 27 de febrero 1989 estalla en Caracas una rebelión popular sin precedentes ¿Sigue manteniendo esa idea del 27 de febrero? Se lo pregunto porque ya que se sabe que el “estallido social” en República Dominicana en el 1984 fueron movimientos que formaban parte de la “batalla de liberación” donde Cuba y Nicaragua era los organizadores de aquellos motines “espontáneos”    

He sostenido que en el caracazo hubo elementos espontáneos y otros organizados. Me explico: la izquierda más extrema desde la derrota de los años 60 se bifurcó, un sector se pacificó y otro siguió en la vela de armas a la espera de un momento adecuado. Siempre estuvo allí; intentaba organizarse, reunir los retazos de los que había quedado de la derrota, asumir vocerías y partidos legales, mientras llegaba el mítico momento de la insurrección. No eran grupos grandes pero tenían la idea de aprovechar cuando llegara la ola para surfearla. Así intentaban explotar toda protesta estudiantil obrera o gremial, a veces con éxito y a veces no. El 27 de febrero de 1989 fue una explosión debido a una década de empobrecimiento, por los temas de la deuda externa, la devaluación, la inflación y el deterioro de la Venezuela que se había conocido por décadas. Como todo proceso social imprevisible y violento, durante las primeras horas se concentró en protestas en Guarenas (por el aumento arbitrario del pasaje del transporte público más allá de lo convenido) y en saqueos en Caracas. Una vez que los medios de comunicación expusieron a todo el país la situación y se vio que era algo grande y profundo, los grupos insurreccionales percibieron su oportunidad, para la cual se habían preparado toda la vida. Y allí el gobierno del presidente Pérez recibió un plomazo en el ala y los conspiradores volaron hacia lo que sería el golpe de estado tres años después.

—El poeta Rafael Cadenas dice que «Florecemos en un abismo» ¿Piensa usted que Venezuela va a florecer en el abismo donde se encuentra?

Allí florecemos en el sentido de que Venezuela está en cada lugar en que hay un venezolano de bien. El sentido de la patria –aunque suene grandilocuente- se ha desarrollado mucho porque la hemos perdido en manos del bandidaje que gobierna. No hago predicciones a estas alturas; varias veces he creído que se ha estado a punto de un cambio y por distintas razones no ha ocurrido, sea que haya apreciado mal la situación, sea que haya sido posible y fue abortado. Lo que sí estoy seguro es que muchos venezolanos también están en “la vela de armas”, aptos, dispuestos y con ganas de construir un país nuevo o renovado. Por cierto, este espíritu lo encuentro en mucha gente más que en algunos dirigentes que se han acomodado al orden constituido por los rojos.

—Para terminar esta maravillosa conversación ¿Cuáles son los libros imposibles de no leer sobre la historia de Venezuela?

No me atrevo a hacer una selección porque temo escoger algunos y desechar libros valiosos. El que leí más recientemente fue el Bolívar de Marie Arana que me impresionó mucho por la fuerza que atribuye al Libertador, aun en sus fallas, errores e infortunios. Hay carne y hueso del personaje.

Deja un comentario

Argenis Gadea

Nací en Venezuela el 28 de diciembre de 1989. Siempre he sido muy consciente de mis deficiencias en mi educacion, por eso me he dedicado a llenar esos vacíos intelectuales leyendo y estudiando. Puede ser que mis capacidades literarias no estén a la altura, pero así como el que tiene miedo grita, empecé a manejar mis emociones para descargalas en un papel en blanco y luego publicarlas. Comencé mi vida literaria con la novela "Tierra de señores". Luego de tantos meses de trabajo, he dado vida a mi segunda novela: "Desde el fondo de mí", publicada con la editorial: Sultana del Lago. Leo y escribo; eso es todo.

Puede que también te guste...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
© Copyright 2021 Argenis Gadea. Todos los derechos reservados. | Términos y usos | Política de Cookies | Contacto