El Profesor Carlos Ñañez maneja las matemáticas, la historia, lo político y es filosófico por naturaleza. La verdad absoluta es su bandera y para hablarle a la colectividad lo hace con palabras sinceras así sean negativas para algunos. Fracasó en su camino de la medicina por el miedo a la sangre, pero encontró su rumbo exitoso en la economía. En siete preguntas me dio una clase de ética y moral y también me enseño que el que habla bien, piensa bien y también me enseñó que la inteligencia vale más que una metralleta rusa. Carlos Ñañez es uno de los más importantes intelectuales de Venezuela que con su gran humildad me dio la oportunidad de hacerle esta entrevista.   

— ¿Qué está leyendo el profesor Carlos Ñáñez?

Sapiens: De animales a dioses de Yuval Noah Harari, Payasos; el dictador y el artista de Norman Manea y Divertirse hasta morir de Postman Neil.

—¿Tiene el recuerdo nítido de cuando decidió estudiar economía?

Fue en el mes de febrero del año 95 que decidí estudiar economía porque fracasé en la escuela de medicina de la Universidad de Carabobo no servía le tenía mucho miedo a la sangre y los cadáveres y esas cosas de cortar de abrir a la gente sinceramente me daba mucha grima. Y recuerdo nítidamente que me recibió el mejor profesor de economía que ha tenido el país Gustavo Guevara que se convirtió en mi padre académico y que lamentablemente falleció este año víctima del coronavirus. No puedo negar que siempre me llamo la atención la economía desde que vi geografía economía en quinto año de bachillerato.

—¿Cómo se define ideológicamente el profesor Carlos Ñáñez?

Las ideologías siempre me han parecido camisas de fuerzas y las ideologías presuponen la muerte de la racionalidad del pensamiento y la libertad. Si me tocara definirme ideológicamente me definiría como hombre que es amante de la libertad. Defiendo la libertad por encima de todo; creo que cuando se transfieren las libertades económicas se transfieren las libertades políticas y las ciudadanas y las sociedades entran en un proceso de totalitarismo.

—¿Cómo ve usted el nivel académico de los profesores hoy en Venezuela?

Todos los profesores de las universidades de Venezuela somos practicantes de la resistencia frente al discurso único de un régimen feroz cuya política pública es la de mentir. Entonces te puedes imaginar qué nivel académico de los profesores universitarios que están actualmente en Venezuela es un nivel académico sumamente plausible tengo la dicha de contar con la amistad de los profesores como: Wilfredo Camacaro, Francisco Contreras, Jose Rafael Herrera que son las mentes más lucida que tiene este país en el caso del profesor Jose Rafael Herrera yo lo defino como la filosofía de estos mustios tiempos. Entonces el nivel académico del país es un nivel que quisieran tener en otras latitudes por eso es cuando un profesor de Venezuela decide emigrar consigue emplearse de manera que casi de inmediata.

—¿Qué le agregaría al pensum académico?

Le agregaría a todos los pensum académicos ética y moral. No como una materia hueca de esa donde los maestros repiten lecciones sin contenido. El docente tiene que convertirse en un ejemplo de lo que debe ser la eticidad y de lo que debe ser la moralidad que está relacionada con no formar parte de este horror que vivimos, no dejarse comprar por esto. Obedecer a intereses asociados con las virtudes y no con intereses crematísticos. Y desde luego agregaría a moral y cívica que Venezuela se daba desde el primer año de bachillerato que pienso que se debe de empezar desde el primer grado hasta quinto año de bachillerato. Y agregaría a los jóvenes de quinto año de bachillerato geografia económica, y, colocar algunas lecturas obligatorias como: Rebelión en la granja de George Orwell, 1984. Para que esto que no está pasando a los venezolanos no nos vuelva a ocurrir, si algo debemos aprender nosotros los venezolanos en estos tiempos es que tenemos que educar para que no se vuelva a repetir la estafa del chavismo en Venezuela que es una estafa que acostado seis millones de connacionales fuera del país; esta estafa que pulverizo la economía y además convirtieron al país con un miedo terrible de pensar, de decir, de hacer, de establecer.

—Ya sabemos como está la pobre economía en Venezuela, quisiera preguntarle en el momento que salgamos de esta revolución tomando los caminos correctos ¿Cuántos años se tardaría para que Venezuela tome el sendero de la economía de un país normal de América Latina?

Quisiera complementar esta pregunta con un artículo que escribí llamando: «Una sociedad trabada desde el pensamiento». Venezuela luego de estos veintitrés años terribles años y de los ocho años de la involución del chavismo hacia un modelo de corte autocrático para convertirse en un totalitarismo ultroso de izquierda con disrupciones reptantes así lo que sería una economía de corte corporativa o clientelar donde se benefician quien están cercanos al gobierno es decir naturalmente fascista luego de si entráramos en aquella mañana llamada «Libertad»; Venezuela tardaría treinta y tres años en revertir el daño inoculado por estos veinte tres años de chavismo y de los ocho años de Nicolás Maduro tardaríamos por cada año cuatro años de recuperación sostenida con un crecimiento de cinco puntos del producto interior bruto cosa que no es nada sencillo advertir esto es muy difícil para que la colectividad lo entienda, pero yo creo que a la gente tenemos que hablarle con claridad. Y tenemos que tener muy en cuenta que ya Venezuela ya no es un país Venezuela es un fardo sangrante, Venezuela es una sociedad vapuleada muy confundida y extraviada en los vericuetos y reveses de la moral del chavismo que es una moral absolutamente inexistente que ha sustituido virtudes por vicios y desde luego el interés crematístico se ha convertido en el gran pasaporte para poder asaltar el poder y usar el dinero del estado como una especie de botín personal.

Para leer el articulo «Una sociedad trabada desde el pensamiento»: https://www.el-carabobeno.com/una-sociedad-trabada-desde-el-pensamiento/

—Para finalizar ¿Qué le diría a joven que esta hoy en Venezuela y quisiera estudiar economía?

Esta pregunta justamente me reconcilia con una carta que John Mayer Keynes le escribió a su profesor Alfred Marshall que dice: El estudio de la economía parece no requerir de dotes especiales los economistas buenos o incluso competente son raras aves «de las más raras». Una disciplina sencilla en la cual muy pocos se distinguen. El economista artífice de su disciplina debe poseer una rara combinación de habilidades ha de ser en algún grado matemático, historiador, político y filósofo deben entender los símbolos y hablar en palabras a de contemplar lo particular en términos de lo general y razonar lo abstracto y lo concreto en el mismo vuelo de pensamiento. Debe estudiar el presente a la luz del pasado y por razones del futuro ninguna parte de la naturaleza humana ni de las instituciones de los hombres pueden hacer enteramente al margen de sus preocupaciones ha de ser desasido y voluntarioso en el mismo estado de ánimo; lejano e incorruptible igual como un artista, pero también algunas veces cercano a la tierra como un político.

Entonces yo creo que esta carta hermosísima debe ser lo que se podría indicar a un estudiante en estos momentos sobre todo en el concepto de la «INCORRUPTIBLIDAD», en el ejercicio de la profesión. Los economistas debemos y tenemos que ser «INCORRUPTIBLES»: para no falsificar datos financieros para no trocar la verdad en mentira para asumir que la verdad es absoluta y no relativa.

Deja un comentario

Argenis Gadea

Nací en Venezuela el 28 de diciembre de 1989. Siempre he sido muy consciente de mis deficiencias en mi educacion, por eso me he dedicado a llenar esos vacíos intelectuales leyendo y estudiando. Puede ser que mis capacidades literarias no estén a la altura, pero así como el que tiene miedo grita, empecé a manejar mis emociones para descargalas en un papel en blanco y luego publicarlas. Comencé mi vida literaria con la novela "Tierra de señores". Luego de tantos meses de trabajo, he dado vida a mi segunda novela: "Desde el fondo de mí", publicada con la editorial: Sultana del Lago. Leo y escribo; eso es todo.

Puede que también te guste...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
© Copyright 2021 Argenis Gadea. Todos los derechos reservados. | Términos y usos | Política de Cookies | Contacto