Sara Jaramillo Klinkert, escritora y periodista colombiana. Una mujer que decidió escribir la historia de su padre y de su hermano a pesar del que dirán. Su belleza me conquisto después de leer su libro. Un libro que abrio algunas heridas luego que estaban sanando.

 

—¿Qué está leyendo Sara Jaramillo?

Acabo de terminar El silencio y los crujidos de Jon Bilbao y ahora me estoy debatiendo entre Mugre Rosa de Fernanda Trías y La forastera de Olga Merino.

—¿Tienes el recuerdo bien conservado cuando decidiste ser escritora o cuando comenzaste a escribir?

Si, desde niña siempre escribí diarios y aún conservo cuadernos con relatos que, incluso, tuve la osadía de ilustrar. Digo osadía porque dibujo terrible, soy mala, en general, para los trabajos manuales. Lo cierto es que muy rápidamente concluí que todos esos libros que pasaban por mis manos, debían ser escritos por alguien más, fue entonces cuando pensé que yo no solo quería er lectora, sino también, escritora

—Virgina Woolf dijo si no cuentas tu propia verdad, no puedes contar la de los demás ¿Se te paso por la cabeza en no publicar tu libro?

Sí, muchas veces, pues, en realidad, Cómo maté a mi padre era un libro que había sido escrito sin ambición de que fuera publicado. Una vez llegó la propuesta por parte de la editorial estuve muy nerviosa y hasta llegué a considerar modificar cosas, menos mal no lo hice, habría sido un error terrible, una especie de autocensura. Hoy en día, considerando todo el alcance que la novela ha tenido y la fortaleza que me ha regalado, puedo decir que estoy totalmente de acuerdo con Virginia Wolf. Ya me siento lista para contar cualquier cosa, mía o de alguien más.

—Sabemos que el lector es cruel que si no lo tomas en las primeras páginas deja de leer ¿Cuántas veces reescribiste la primera página de tu libro?

Ufff esa cuenta la perdí hace tiempo. Lo que sí puedo asegurarte es que tuvo mucha reescritura. No obstante, supe identificar de inmediato la versión final.

—¿Qué piensas sobre el gran movimiento literario que está teniendo Colombia en este momento?

Yo estoy feliz, creo que eso beneficia no solo a la nueva oleada de escritores, sino también al sector editorial en pleno. El surgimiento de editoriales pequeñas e independientes es un fenómeno relativamente nuevo acá en Colombia y ha ayudado a descubrir nuevas voces, temáticas y entornos muchas veces desconocidos, incluso, por los propios colombianos. La acogida que tienen los eventos literarios demuestra que lectores sí hay, lo que faltaba eran opciones, así que bienvenidas sean todas. Ojalá surjan muchas más voces y editoriales, hay espacio para todos.

—Roberto Bolaño cuando estaba recibiendo el premio de Rómulo Galleos en el 1999 en Caracas explico que él tenía un problema con Venezuela porque para él era lo más lógico que la capital de Venezuela fuera Bogotá. Y la capital de Colombia, Caracas y explica que llego a esa conclusión por una lógica verbal o una lógica de las letras. La uve o ve baja del nombre de Venezuela es similar, para no decir familiar, a la b de Bogotá. Y la ce de Colombia es prima hermana de la ce de Caracas. A mí me pasa algo parecido con Colombia, me siento colombiano igual como venezolano ¿Qué piensa Sara Jaramillo sobre los venezolanos y de Venezuela?

Conozco ese texto al que te refieres porque justamente me lo envió una amiga venezolana que está exiliada en Madrid. Es un texto precioso que no hace sino encontrar una excusa gramatical para explicar una de las muchas razones que nos hermanan. Yo siempre he sentido una conexión muy íntima con ustedes, de hecho, tengo muchos y muy buenos amigos de allá. Las veces que he vivido por fuera de Colombia he estado rodeada por venezolanos, quizá porque siento que somos muy parecidos, manejamos los mismos códigos, vibramos con cosas muy similares, ¡no podemos vivir sin las arepas! No cabe duda de que somos hermanos.

—Para finalizar estar maravillosa conversación ¿Qué le dirías a un adolescente de 15 años que quiere comenzar a escribir y no sabe cómo comenzar?

Le diría que se ponga a leer. Que lea hasta que se le gasten los ojos y las noches se le hagan cortas. Que lea hasta que diga que no puede más, solo para comprobar que sí se puede, siempre se puede más. Cuando se atreva a las primeras líneas, le diría que posiblemente no sirvan de nada, pero tiene que seguir escribiendo como si sirvieran de mucho. Que escribir requiere una inversión de tiempo enorme que se van a demorar en reconocerle, peor aún, que quizá nunca nadie le reconozca. Que no se gana dinero con esto, ni fama, ni reconocimiento, seguro le va mejor con otro oficio, tal vez deba reconsiderar su decisión. Si aún así sigue empeñado en escribir, entonces quizá haya un interés verdadero, es hora de buscar un tutor, un curso o un taller de escritura, es decir, un lugar en donde destrocen sus textos, le digan lo que nadie más va a decirle, le hagan saber que va a ser un camino difícil y espinoso que casi siempre llega a ninguna parte. Solo si se está dispuesto a todo lo anterior, recomiendo que se meta en esto, aunque, insisto, todavía puede escapar. Que lo piense bien. Que huya ahora que está a tiempo de hacerlo. Esto es para tozudos y tercos. Esto es puro aguante y resistencia. Esto es pasión y decepción: la inseguridad hecha ser humano. Esto es el peor oficio del mundo. Esto es el mejor oficio del mundo. Al final llegamos los que llegamos. Y aún así no hay nada asegurado. Hay que escribir un libro y luego otro y después otro más. Solo nos salva saber que la puerta por la que entramos es la misma por la que podemos salir corriendo.

Deja un comentario

Argenis Gadea

Nací en Venezuela el 28 de diciembre de 1989. Siempre he sido muy consciente de mis deficiencias en mi educacion, por eso me he dedicado a llenar esos vacíos intelectuales leyendo y estudiando. Puede ser que mis capacidades literarias no estén a la altura, pero así como el que tiene miedo grita, empecé a manejar mis emociones para descargalas en un papel en blanco y luego publicarlas. Comencé mi vida literaria con la novela "Tierra de señores". Luego de tantos meses de trabajo, he dado vida a mi segunda novela: "Desde el fondo de mí", publicada con la editorial: Sultana del Lago. Leo y escribo; eso es todo.

Puede que también te guste...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
© Copyright 2021 Argenis Gadea. Todos los derechos reservados. | Términos y usos | Política de Cookies | Contacto