Hoy tengo el placer de entrevistar a un Maestro que unas de sus necesidades más importante es tocar una guitarra. Esa guitarra que siempre lo acompaña a donde él quiere que valla. Esa guitarra que lo hace reflexionar en do mayor. Tengo hoy el placer de entrevistar a un Maestro que cada vez tiene la oportunidad dice lo mucho que quiere a su hermano Raúl. Un Maestro que juega con la lluvia y con una guitarra para decirnos que sabe de Mahler que sabe de boleros, pero sobre todo sabe reír. Gracias por aceptar esta entrevista y quisiera empezar preguntándote:

—¿Dos libros que hayan marcado su adolescencia?

El “Demian” de Herman Hesse y “Canaima” de Rómulo Gallegos.

 

—Mi primer juguete fue una pelota de goma ¿Recuerda cuál fue el primer juguete de Miguel Delgado Estévez?

Por supuesto que recuerdo mi primer juguete. Fue la lluvia en mi pueblo, Calabozo, Estado Guárico. Bañarnos desnudos en pelota recibiendo el chorrerón de agua de aquella cascada que caía desde el tejado de mi casa hasta las canales era un placer inmenso e inolvidable. Hacíamos barquitos de papel que colocábamos en la corriente de agua que iba por los lados de calle. Todas estas experiencias eran compartidas con mi hermano Raúl y con tres hermanos amiguitos nuestros (un varón y dos hembras). También recuerdo una “zaranda” que -según yo y mi imaginación infantil- estaba afinada en Sol Mayor …. Era mi zaranda en Sol Mayor.

—Dicen que los calaboceños creen en las diferentes fases de la luna, por ejemplo, que en luna creciente no se puede cortar la madera porque se pica ni capar a los animales porque se mueren ¿Cuál mito cree Miguel Delgado Estévez?

Solamente una parte de mi infancia la pasé en mi pueblo y no hubo mucho tiempo de “impregnarme” de mitos.  Realmente no tengo creencias en mitos. Cuando me enteré que la poda de plantas debe hacerse en luna menguante fue por una información puramente científica.

 

—Gustav Mahler dijo: “Solo compongo cuanto tengo experiencias intensas. Y solo cuando compongo tengo experiencias intensas” ¿Cómo es su experiencia a la hora de componer?

Las canciones que he compuesto “me han llegado” por diferentes vías. Algunas han nacido de manera muy espontánea, otras por encargo muy particular (el caso de los aguinaldos que he compuesto) y otras obras producto de mi trabajo de crear música incidental para la TV y/o cine. En una ocasión, ante una pregunta similar, respondí que los compositores lo que hacen es “agarrar” las notas musicales que están “bailando” en el aire, ordenarlas, darles lógica coherencia y de allí nace la obra musical.  Me encantaría tener la disciplina de los privilegiados que tienen la necesidad de expresarse a través de la creación musical.

 

—Usted que fue una persona muy cercana a Pedro León Zapata ¿Que le quedo de él?

Una inmensa dosis de gratitud con la vida por haberme sentido tan cerca de él. Siempre ha sido una constante referencia en lo intelectual, en lo humano, en lo generoso, en lo crítico, en la necesidad de conocimiento y estudio y en una manera honesta de ver la vida. Si, doy gracias a la vida por haberlo puesto tan cercano a nuestro quehacer en los últimos años de su vida. Pedro León ha sido un gran maestro para todos quienes le rodeamos, es uno de nuestros máximos referentes.

—Si le pidiera un bolero para Venezuela ¿Cuál sería?

Serían varios: —para el Gobierno ………… “Vete de mí”, “Cenizas” y “Vete, por favor”

—para la oposición ………… “Mucho corazón” y “No me platiques”

—para la Venezuela que amamos … “Contigo en la distancia” y “Delirio”

—de Venezuela para la oposición … “Piensa en mí”

—para los corruptos…………………. “Señora tentación”

—para la esperanza de los venezolanos …. “Te sigo esperando”

—para Venezuela…“Interludio”, “Sabrás que te quiero” y “Contigo aprendí”

—Para finalizar esta maravillosa conversación quisiera que nos dijera algunas palabras de optimismo dado que nuestro país está viviendo la mayor crisis de toda nuestra historia.

En una conversación a mediados de los años ‘70 con el maestro Dionisio López Orihuela, compartíamos ideas sobre la crisis de la educación venezolana de esa época. Hoy -en estos momentos de crisis- me alarma ese recuerdo y algunas de las conclusiones de esa experiencia, sin embargo, me quedó una frase del maestro cuando me dijo: “tenga usted fe que los milagros son posibles”. Los venezolanos debemos tener fe en las reservas morales e intelectuales que aún tenemos. Hay una inmensa legión de venezolanos que estamos convencidos de que SÍ es posible reconstruir el país que teníamos con base en el esfuerzo honesto de cada uno de nosotros. Tenemos los recursos humanos y las reservas materiales para hacer de Venezuela el país maravilloso que nos merecemos. Ojalá que quienes pretenden bloquear ese sueño se den cuenta del daño que hacen. Tengamos fe en la posibilidad “del milagro”.

Deja un comentario

Argenis Gadea

Nací en Venezuela el 28 de diciembre de 1989. Siempre he sido muy consciente de mis deficiencias en mi educacion, por eso me he dedicado a llenar esos vacíos intelectuales leyendo y estudiando. Puede ser que mis capacidades literarias no estén a la altura, pero así como el que tiene miedo grita, empecé a manejar mis emociones para descargalas en un papel en blanco y luego publicarlas. Comencé mi vida literaria con la novela "Tierra de señores". Luego de tantos meses de trabajo, he dado vida a mi segunda novela: "Desde el fondo de mí", publicada con la editorial: Sultana del Lago. Leo y escribo; eso es todo.

Puede que también te guste...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
© Copyright 2021 Argenis Gadea. Todos los derechos reservados. | Términos y usos | Política de Cookies | Contacto