Markolino toca como Beethoven; es el coro de la canción «El quinto de Beethoven» de Frankie Dante Cerda y Markolino Dimond. Sabemos todos que Markolino no tocaba como Beethoven, pero sin duda, Markolino Dimond era un pianista de otro planeta. A pesar de que solo estudió un poco de música por su propia cuenta cuando era un niño era, no obstante, un autodidacta disciplinado que logró leer música y escribir partituras. Cuenta Andrew Kahn; —Andy Harlow—, que él estaba tocando con su hermano «Larry» en un Club en Brooklyn llamado el “3 en 1”, y por un momento sintió la necesidad de salir un instante para tomar aire fresco cuando de repente, sin verlo venir, “un nene”, como dicen los puertorriqueños: se le presenta y le dice:

—¡Escuché que está formando una banda! Yo soy cantante, toco las tumbadoras, las maracas y escribo canciones, y además tengo un amigo en mi zona del Lower East Side que toca el piano.

Ese “Nene” era Ismael Miranda y su amigo pianista era Mark Dimond. Ismael Miranda tenia diecisiete años, Markolino Dimond dieciséis y Andy Harlow veinte. Así comenzó Markolino Dimond a sacar todo el talento que llevaba por dentro. Un tiempo después, Ismael Miranda se va a la Orquesta del Timbalero Joey Pastrana; donde consigue su primer éxito “Rumbón Melón”. Markolino Dimond consigue ser el pianista de la Orquesta de Willie Colón.

Lamentablemente, el muchacho prodigio del piano, era un gran aficionado a las drogas y entró en el imperio de la heroína; para Markolino Dimond en el mundo de las drogas, no había frenos. También fumaba marihuana, y según su propia canción; a Markolino Dimond lo estaba buscando la policía. Markolino Dimond siempre hablaba de su padre y decía que era un negro cubano de apellido Dimond. “Pero nunca lo habían visto y ni sus amigos más cercanos lo conocían.” En el año 1974, Markolino Dimond desaparece del mundo artístico por problemas personales donde se especuló que había muerto, pero en el 1988 regresa de la tierra de los muertos y se aparece en la casa de Larry Harlow con un mal aspecto para la grabación del disco “Miami Sessions” en la ciudad de Miami, donde Markolino Dimond le confiesa a Andy Harlow que estaba quebrado y que vivía en un Motel con una mujer y que necesitaba dinero; Andy le da algunas partituras, le ofrece dinero y le facilita un piano eléctrico y además le pide que le haga los arreglos del disco. Markolino Dimond toca casi todos los temas de la grabación, excepto unos pocos, cobra el dinero y se marcha para siempre.

—¡Markolino acaba de superar a Eddie Palmieri! — Comentó Manny Oquendo, el gran percusionista, a uno de sus compañeros al terminar una presentación en Brooklyn.

Markolino Dimond, es uno de los más grandes talentos anónimos que ha dado los Estados Unidos en la música popular latina: fue el mago tecladista que muchos no le creyeron lo de la existencia de su padre, y que fue, además, gran amigo de Angel Canales —la voz personal del tallador de diamantes—. Un año después de la grabación del disco “Miami Sessions”, Andy Harlow recibe una llamada de la madre de Dimond diciendo que Markolino había muerto. Markolino Dimond estaba viviendo en San Francisco (Estados Unidos), donde por fin, se había reencontrado con aquel padre que todos nunca habían visto. Markolino Dimond había podido enderezar un poco su vida: trabajaba en una tienda de pianos como vendedor, pero un día colapsó en sus labores por causa de una sífilis cerebral no diagnosticada por consecuencia de su adicción a la heroína.

Deja un comentario

Argenis Gadea

Nací en Venezuela el 28 de diciembre de 1989. Siempre he sido muy consciente de mis deficiencias en mi educacion, por eso me he dedicado a llenar esos vacíos intelectuales leyendo y estudiando. Puede ser que mis capacidades literarias no estén a la altura, pero así como el que tiene miedo grita, empecé a manejar mis emociones para descargalas en un papel en blanco y luego publicarlas. Comencé mi vida literaria con la novela "Tierra de señores". Luego de tantos meses de trabajo, he dado vida a mi segunda novela: "Desde el fondo de mí", publicada con la editorial: Sultana del Lago. Leo y escribo; eso es todo.

Puede que también te guste...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
© Copyright 2021 Argenis Gadea. Todos los derechos reservados. | Términos y usos | Política de Cookies | Contacto